Futuro en venta

     Corrí hasta la tienda para comprar futuro. Apenas me quedaba, estaba en las últimas. Pero había ahorrado. Mi idea era conseguir al menos cinco años, quién sabe si seis. No era mucho futuro pero me conformaría, pensé. Hasta que mejorasen las cosas. Eso es, podría aguantar hasta que mejorasen.

Sin embargo, el asunto no discurrió por donde había previsto. El tendero me dijo que el gobierno había modificado el IVA. Ya sabes, los impuestos que acompañan a cada producto, me aclaró como si no supiera a qué se refería. En realidad, no me interesaba: únicamente estaba allí por mi futuro. Me explicó con desdén que afectaba a muchos de los productos que vendía y el futuro estaba entre ellos. Añadió que este, en concreto, subía desde el tipo superreducido (el de los bienes de primera necesidad) hasta el tipo elevado (el de los artículos de lujo). No supe qué narices significaba eso hasta que comprobé que mis escuetos ahorros no daban más que para adquirir seis meses y algunos días de futuro. ¡Medio año, dios! Salí de la tienda abatido, interrogando al cielo: ¿Podría volver a ahorrar dada la situación del país? A la vuelta de esos seis meses estaría de nuevo sin futuro.

* * *

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s