Últimas palabras

     Siento punzadas que me atraviesan el cuerpo. Siento que el alma vuela y se me va. Nadie me avisó de que marchar de casa para ver mundo acabaría con mis días de sol y frescura. ¿Por qué no podemos advertir a nuestros congéneres que los sueños nunca se cumplen? Quizás porque lo marca el destino o es el papel que alguien nos ha adjudicado. Echo borbotones de espuma por la boca, noto que se acerca el final.

Si al menos supiera qué gano yo con todo esto…

¡Qué grotesco bamboleo siento cuando el maldito pescador echa la caña hacia atrás para lanzarla con ímpetu contra las aguas del río! Y yo clavado en el anzuelo, ¿a quién serviré de cebo?

* * *

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s