Verde, blanca, roja

     Iruuk, pequeño groenlandés, niño incautado por la tierra verde, volvió de la escuela con el gesto inequívoco de la osadía. El maestro había relatado el amanecer ya milenario de los inuit en la isla blanca comandados por Erik, llamado el rojo por sus cruentas conquistas en los mares del Norte. La nueva patria cambió la vida del vikingo, rolando hacia la paz y el arraigo. Cuando Iruuk, en atardeceres oprimidos por sus ansias, mantenía inmóvil la vista en las lindes del océano únicamente soñaba con partir para someter las tierras que Erik renunció a descubrir por asentarse en esta tierra verde.

* * *

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s