El ritual

     ¡Qué tu vida sea corta pero feliz! Con escéptica resignación, el médico exhortaba así al bebé que acababa de ver la luz. El ritual instaurado por las nuevas creencias se lo exigía. No es culpa tuya, lo sé —añadió el doctor de su propia cosecha—, pero no podemos convivir tantos en este saturado mundo al que nos vemos abocados: ¿qué nos hizo pensar que alargar la vida sería un regalo de la ciencia?

* * *

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s