Intenciones: del 1 al 20

Futuro imperfecto

Estoy casi seguro de que la perfección no existe; al menos, no conozco a nadie que la haya visto de cerca, ni tan siquiera que la haya saludado de lejos.

* * *

 

Dos no pelean

Siendo Dios eterno, me produce una intensa desazón pensar hasta cuándo nos va a tener peleando los unos contra los otros. El padre Gálvez también lo piensa.

* * *

 

Inviable

¿A dónde me conduce ese camino que no he tomado?

¿Acaso soy culpable de lo que nunca he pensado?

¿Quién estará escuchando la historia que jamás he contado?

* * *

 

Ácrata constructivo

¿Se puede no ser ni de derechas ni de izquierdas sin ser ni radical ni de centro?

¿Se puede no ser (a secas)?

* * *

 

Sin asunto

El profesor Leylan había dedicado toda su vida a tratar de descubrir la nada, el vacío, la ausencia de existencia. Cuando comunicó al mundo que al fin lo había logrado…

* * *

 

Materialidad onírica

Están las tres dimensiones espaciales; luego, la cuarta dimensión, el tiempo; y después, la quinta… el sueño profundo.

¡Qué fantástico! ¿Y si todo el mundo se encuentra atrapado en esa quinta dimensión, en la dimensión del subconsciente, de la quimera, de la alucinación? Tal vez, se trata de nuestra verdadera dimensión existencial… sin ser conscientes de ello.

* * *

Por siempre

Leyó una vez más, decidido al fin, el anuncio a página completa: «Implantada en pruebas la inmortalidad opcional viviendo para siempre en el laberinto de los pasos incontables donde, una vez dentro, se cierran todas las salidas». Martin había optado por esa existencia que espera por nada.

* * *

El don de la palabra

Nadie recuerda cómo se inició. Ellos, los académicos, idearon aquella especie de conspiración lingüística. A partir de un determinado momento, cada palabra no podría usarse más que un cierto número de veces (ellos, los académicos, llevaban la cuenta). La palabra caducada había de ser reemplazada por otra completamente nueva (ellos, los académicos, las inventaban). Han pasado ya dos años desde la singular decisión y nuestro vocabulario está a punto de ser renovado por entero.

* * *

 

Al calor del hogar

Nuestro sol ha explosionado y de su interior ha nacido una nueva estrella. Más compacta, más fría, más apocada. Para reencontrar el equilibrio, los planetas del sistema solar se han ido acercando paulatinamente al recién nacido sol hasta recuperar las temperaturas idóneas para sus hábitats.

Aquel hombre, sentado bajo el dintel de su puerta, siente esa extraña luz azulada en la cara, mientras revive cómo sus nietos se arremolinan al fuego de la vieja chimenea en las desapacibles noches de invierno.

* * *

Antítesis

Oí que si me encuentro alguna vez con mi anti-yo, con mi réplica exacta de antimateria, ambos nos destruiremos al contacto. Ahora entiendo la afirmación convencida de Tao-shin, el profeta de las cumbres, respecto a que la ilimitada maldad únicamente desaparecerá cuando interaccione con la infinita bondad.

* * *

 

Génesis

Todo empezó con el big-bang. De aquella gran explosión surgió Dios… La tierra era caos y confusión y oscuridad por encima del abismo, y un viento de Dios aleteaba por encima de las aguas. Dijo Dios: «Haya luz», y hubo luz. Vio Dios que la luz estaba bien, y apartó la luz de la oscuridad; y llamó a la luz «día», y a la oscuridad la llamó «noche». Y atardeció y amaneció: día primero. Dijo Dios

* * *

 

Porvenir a la carta

Sobre la mesa disponía de las diferentes alternativas. Cinco en total. Estaba muy nervioso. El intendente le instaba a elegir. Tenía prisa. Mucho trabajo, le indicó. No se decantaba por ninguna de las opciones: complicada y absurda decisión. Ahora que, llegados a la mayoría de edad, se podía (se debía) escoger entre cinco formas distintas de ser en la vida, uno se daba cuenta de lo que significa el porvenir.

* * *

Guerra y paz

Aquel capitán de artillería, muy alegre por el ponche de la celebración de la victoria, proclamó con gran convencimiento: «Si hasta el día de hoy, y mira que han pasado días hasta el día de hoy, no ha habido ni un solo minuto, según refleja la historia, sin disputas ni luchas entre los pueblos en algún lugar del planeta, ¿cómo nos atrevemos a anhelar la paz, algo de lo que realmente no tenemos ni la más mínima referencia?»

* * *

La complejidad del alma

Sinceramente —había comentado aquella tarde el profesor Zoska en la tertulia del Círculo del Pensamiento—, no veo nada malo en que nuestra evolución, de todo punto imparable, haya sido capaz de incorporar el alma humana en un ultrachip con el que nacemos y con el que perduramos tras nuestra muerte física.

* * *

¿Quién estaba primero?

… y esta a su vez precedió al huevo, del cual nació un polluelo que se convirtió en  gallina, la cual puso de nuevo un huevo, y después este originó otra gallina, quien precedió a otro huevo… Un buen día alguien se dedicó a matar y rematar a todas las gallinas y polluelos que cacareaban y piaban por el mundo y ya no hubo más huevos… ni más gallinas.

* * *

 

El amor verdadero

Cuando ella —cuatro horas de vida— y él —más mayor, casi cinco horas en el mundo— cruzaron sus miradas impresionables en la sala común de la maternidad, comenzaron a berrear sin consuelo. Veinte años más tarde, cuando unos amigos les presentaron en aquella discoteca de moda y cruzaron de nuevo sus miradas, aún impresionables, enseguida supieron que no se volverían a separar jamás.

* * *

 

Infierno perenne

Ya se habían agotado todas las reservas de agua del océano Atlántico y habría que empezar a utilizar las del Pacífico. No parecía estar cercano el fin de aquel fuego inextinguible.

* * *

 

Por mis principios

Qué lleva a alguien a padecer martirio por sus principios más insoslayables y pensar a la vez que esos principios están por encima de los principios (diferentes) de los otros.

* * *

 

Dando vueltas

Hoy me he dedicado a meditar sobre qué será de mí. El destino, según parece, está escrito y nada podemos hacer por evitarlo. No me extrañaría que mi perro Angus también le estuviera dando vueltas a cuál debe ser su destino. ¿También se lo estarán planteando mis orquídeas?

* * *

 

En todas partes

Estoy extremadamente colérico. Puse todo mi cuidado en que aquel farragoso episodio de mi vida no se supiera y me acabo de enterar de que existe un ser supremo omnisciente y omnipresente. ¡Vaya por dios!

* * *

—————————————————————————————————

Intenciones: del 21 al 40

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s