Intenciones: del 21 al 40

Almas en multitud

Por algún extraño motivo, los espíritus que debían haber traspasado la línea trascendente, una vez acabada su misión en el mundo de los vivos, dejaron de hacerlo. Miles y miles de millones de fantasmas y seres insustanciales pugnaban por su salvación. La superpoblación del mundo etéreo empezaba a ser un problema.

* * *

 

Sones y colores

La noche es ciega y sorda. Oscuridad y silencio. Nos inquieta (nos aterroriza) no ver ni oír. Constantemente suspiramos por la luz de los cometas y el sonido de las partículas.

* * *

 

Non-stop

La señorita Ferrater, gran amante de la literatura, escribió durante años y años sin cesar. Mañana, tarde y noche; apenas dedicaba tiempo a otra actividad. Páginas y páginas, hojas y hojas se amontonaron en su habitación. Cuando creyó que ya había escrito lo suficiente, paró. Desde ese mismo instante, la señorita Ferrater leyó sus propios escritos durante el resto de su vida sin cesar.

* * *

 

Mafia

El país quedó completa y literalmente sometido por los clanes mafiosos. El gran capo Dogson asumió los poderes de la República y se instaló en el palacio presidencial. No había ciudadano que no perteneciera a alguna de las familias. A los pocos meses, la falta de víctimas a quien extorsionar, robar o eliminar produjo las más encarnizadas luchas internas que llevaron al despoblamiento total. El país desapareció de los mapas.

* * *

 

De la vida y la muerte

La muerte, esbelta dama de taimado gesto y figura inquieta, y la vida, mujer sencilla de sonrisa ingenua y porte frugal, se toparon inocentemente en aquel cruce. La muerte preguntó a la vida por cómo le iba y esta contestó: «Bien, gracias». La vida prosiguió por cortesía: «Qué casualidad encontrarnos, ¿vives por aquí cerca?». La muerte se ofuscó, no supo que responder.

* * *

 

Teoría de la relatividad

Aquella hormiga, decididamente sabia y erudita, era tildada de loca y probablemente extravagante en su propio hormiguero y en muchos hormigueros de los aledaños.

Era imposible creer esa teoría suya de que tantos desastres naturales que diezmaban la población con excesiva frecuencia (terremotos enormes, aplastamientos brutales, vientos terribles y tantos otros) eran originados, con toda seguridad, por monstruosas criaturas no perceptibles por estar situadas en otra dimensión. La teoría de la sabia hormiga denominaba “humanos” a esos hipotéticos seres terroríficos e invisibles en honor al dios Humus, a quien las antiguas leyendas otorgaban el papel de creador.

* * *

La tristeza del meteorito

Los dinosaurios se extinguieron a causa de la tristeza. Más de cien millones de años de evolución no fueron suficientes para lograr una inteligencia digna. La desidia les atrapó y optaron por desaparecer de la faz de la Tierra.

* * *

 

Su fiel acompañante

Mis pensamientos se desvanecían por momentos. Atisbaba por fin la luz. Abrazado a mi incondicional dogo intentaba recordar el pasado. No quedaba tiempo. Ella ya estaba allí, frente a mí, acodada en su guadaña, acompañada de su leal asistente de cuatro patas, que portaba una hoz entre los dientes.

* * *

Galileo Galilei

Yo predigo que llegará un día en que un tal Colón, afamado navegante cósmico, al mando de tres naves estelares, pondrá rumbo a Alfa Centauri en la dirección justamente opuesta a la habitual y más corta, claro está, para alcanzar igualmente la estrella, demostrando de esa manera que el Universo es completamente redondo.

* * *

 

La última frontera

Ya no quedan fronteras, ni aduanas, ni barreras entre las personas. Por fin, el mundo unido: un único Gobierno, una única Constitución, un único Sistema, un único País. Las mismas leyes para todos, las mismas normas para todos, las mismas equivocaciones para todos. Por fin, se acabaron las luchas entre naciones, las luchas por poseer al otro, por imponer al otro. Sólo queda la última frontera: ser capaces de vivir sin necesidad de ser gobernados.

* * *

 

El símbolo de la bondad

No, Pepín, mi querido niño, no y mil veces no, te repito que un infierno abrasado por el calor del fuego purificador de la maldad no supone un cielo frío, gélido e inhóspito. No, te digo que no es así.

* * *

Cotizaciones al alza

Mister Brain, codicioso y opulento tiburón de las inversiones salvajes, dominaba el mundo de las finanzas con absoluta fiereza. Su poderosa organización fue absorbiendo cuanta empresa, sociedad o institución se ponía a tiro de su carabina acaparadora. No se libraban ni siquiera las haciendas de los gobiernos. Tanto fue así que todo el espectro financiero fue cayendo sin remisión bajo su órbita hasta que en pocos años la totalidad de las economías quedaron finalmente en poder de Mister Brain. Poco después se suicidó ante la falta de perspectivas de expansión de su negocio.

* * *

 

Deidades, ninfas y titanes

Zeus y Hera convocaron al concilio de los dioses aquella mañana brillante en un ágora plagado de mitos y leyendas. La pareja soberana del Olimpo iba a anunciar su divorcio como sagrado matrimonio. A partir de aquel instante, los respectivos adeptos crearían dos ramas de divinidades que degenerarían con el paso del tiempo en dos facciones religiosas contrarias, antagonistas y enemigas acérrimas por los siglos de los siglos.

* * *

 

Derecho al trabajo

Gracias a las políticas modernas de impulso de la igualdad social se ha conseguido, tras arduos esfuerzos y colaboración ciudadana, la paridad en la distribución del trabajo: el 50% de la población ya trabaja para el otro 50%.

* * *

 

No culpable

El verdugo acercó su oído a los labios fríos y convulsos del convicto justo antes de su última exhalación. Nunca escuchaba al reo. Esta vez sí; quién sabe por qué. Aquellas palabras con entonación humillante le paralizaron: «Soy inocente. Te perdono». Años después, las nuevas técnicas demostraron indefectiblemente su inocencia. El verdugo siempre piensa en las nuevas técnicas cuando pone la soga al cuello.

* * *

Entre las aguas

El mar, el vasto y furioso mar, una pertrechada separación entre dos tierras antagónicas.

* * *

Redención

Yahvé es la luz, Alá es la grandeza, Buda es la guía. Estamos salvados. Seguro.

* * *

La fiesta de las probabilidades

Atendiendo a la más que plausible teoría relativa a que, conforme a la estricta ley probabilística, han de existir en el Universo millones —o miles de millones— de planetas semejantes en desarrollo evolutivo al nuestro, es más que seguro que en un mismo instante (quizás en este mismo) millones —o miles de millones— de seres en el Universo piensen al mismo tiempo en tal teoría. Puede que deba instaurarse (por mor del azar) la celebración del “día de la probabilidad” a nivel universal.

* * *

 

Helios, libertador

Excelente idea la del eminente tecnobiólogo Doctor Smolenko cuando se le ocurrió provocar una mutación en la especie humana (costó décadas aprobar la ley) que permitiera que la piel del cuerpo transformase la luz solar en energía proteínica. No más hambre, no más miseria.

* * *

Raíles impotentes (imposibles)

El tren de la sabiduría parte con pesadez y con pesar por la vía 1 de la estación de las intenciones sublimes. El mundo apelotonado en el andén lo despide alzando tímidamente manos y pañuelos blancos. Otra ocasión que se desvanece para redimir la ignorancia.

* * *

—————————————————————————–

Intenciones: del 41 al 60

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s