Intenciones: del 61 al 80

¡Qué fatalidad!

Estoy triste, muy triste, tremendamente triste y desolado. Estaba anunciado el fin del mundo. Todo coincidía. Todo era claro e incuestionable. No había duda. Estaba escrito y demostrado: así debía ser. Y yo contento y feliz porque se iban a terminar por fin todos mis  males, mis penurias, mis fatalidades. Pero no fue así, se equivocaron —una vez más—los científicos y los sesudos, y el mundo y la vida continúan (igual o peor). Estoy muy deprimido.

* * *

En algún lugar del cielo

En el fondo de nuestras conciencias perseguimos retornar al paraíso. Pero, ¿qué ocurre una vez alcanzado? Si mal no recuerdo, nos expulsaron por adquirir el conocimiento, la capacidad de entender y discernir. Al regresar, por tanto, ¿habremos de despojarnos de esa sabiduría acrecentada durante toda nuestra vida?

* * *

 

Ni pizca de gracia

Había que sacar al país adelante, como fuese. Eso dijeron los altos gerifaltes de la nación. Así que promulgaron una ley, al estilo de la “ley seca”, por la que se prohibía (por tiempo indefinido) reír, sonreír, carcajearse y cualquier clase de mueca o actitud que denotara alegría o felicidad, a cualquier hora, en cualquier lugar, sin importar el motivo, fuera en público o en privado. Enseguida la empezaron a llamar la “ley sosa”. Había que centrarse en salir de los malos tiempos, como fuese. Eso dijeron.

* * *

 

Destrucción del espíritu

¿Cómo definir el aspecto humano de quien, para afianzar sus propias ideas o dogmas, no ve otro modo que causar el máximo dolor a quien no comulga con su credo? Torturadores del mundo y de la historia, ¿de dónde os proviene tanta necesidad de despedazar al congénere?

* * *

 

Esto es el fin

Domingo, 31 de diciembre de 2000, las 23 horas, 59 minutos y 59 segundos. Apenas resta tiempo para el fin de milenio, para el fin de siglo, para el fin de la década, para el fin de lustro, para el fin del año, para el fin de la semana, para el final del día, para la última hora, para el último minuto, para el último segundo… la última décima de segundo, la última centésima, la última milésima, y así hasta el infinitésimo o casi.

* * *

 

Esclavos

La libertad es una idea, una pretensión insincera, intrínsecamente absurda y hueca, sin capacidad para ser un empeño con sentido. Nadie consigue sentirse ciertamente libre sin ocasionar —aun sin intención— malestar en un semejante, cercano o lejano. No hay que engañarse: nuestra civilización no lo permite.

* * *

 

Cualquier tiempo pasado

El pasado ya no está, el presente justo ahora acaba de dejar de estar y el futuro, en cuanto se presente, apenas durará un instante.

* * *

Fobia a la oscuridad

Amigo mío, que seas capaz de soportar tanto frío extremo por pasar los seis meses de claridad del verano ártico y después trasladarte para aguantar los otros seis meses diáfanos del verano antártico por tu desmesurada repulsión a la noche se me hace del todo incomprensible.

* * *

 

Antinatural

Es un consuelo que ya sea posible anticiparse a cualquier gran desastre natural —terremotos, ciclones, volcanes, tsunamis o grandes riadas— para conocer con absoluta exactitud cuándo y dónde sucederá. Y lo que es más importante, dicho sea de paso: tener una idea más que precisa de la cifra de damnificados. Más previsión, imposible.

* * *

 

Lo que reluce

Anuncia “The Times” que el mercado del oro, el mercado donde se refugian las grandes fortunas y las naciones poderosas, se ha hundido y desmoronado de forma estrepitosa al ser homologado por la Organización Mundial de Divisas y Materias Primas —y por añadidura a disposición de su uso general— el procedimiento alquímico de convertir cualquier metal en oro.

* * *

 

Hacia la decadencia

Como consecuencia de los muchos años que se lleva aplicando obligatoriamente la ley integral de reproducción mecanizada y natalidad dirigida, expertos biólogos y afamados psicólogos están verificando en sus experimentaciones que la innecesaria posesión de atractivo físico (tan deseada antes durante la selección de pareja) para la unión procreadora está provocando que los humanos nazcan con rasgos cada vez más feos y poco agraciados.

* * *

Neurodietética

Los profesores Shulmann, de la universidad de Heidelberg, y Loffson, del Instituto Neurofuncional de Goteborg, habían demostrado mediante complejos experimentos aplicados a una amplísima muestra de individuos que el desarrollo de la inteligencia está directamente relacionado con un adelgazamiento general de la persona. El Ministerio de Educación y Evolución ha emitido un comunicado oficial en el que se indica como principal preocupación del gabinete la extendida obesidad de la población del país.

* * *

Un mundo estándar

La normalidad reinaba en la sociedad. La rutina se había instalado en cada uno de nuestros actos. La gente se ceñía a realizar únicamente lo acostumbrado. Todo se ajustaba a la media sin desviarse ni un ápice. Nadie osaba ser excepcional.

* * *

Darwin

La pobreza, la insolidaridad, la injusticia social, la desigualdad, la marginalidad, la explotación del hombre, la hambruna y la miseria congénitas… a mí todo esto de la selección natural me resulta francamente insoportable.

* * *

Mis memorias

Existe un lugar en nuestro cerebro que poco a poco, a medida que pasa la vida, se va rellenando de recuerdos. “El baúl de los recuerdos” lo llaman graciosamente los neurólogos. Cuando se hace del todo imposible introducir más vivencias, sobreviene entonces el fin, la defunción, la muerte del hombre.

* * *

 

Sentimientos al desnudo

El inspector Murillo, de la Central, clavó su mirada impaciente en el forense a la espera de su dictamen final. «Puedo asegurar —concluyó el doctor Badaluqui— que en el momento de su muerte, el sujeto se encontraba muy resentido, llevaba varias semanas de insoportable depresión y constato una preocupación pasmosa la noche del crimen. La víctima presentía su asesinato». Gran avance las autopsias de las emociones.

* * *

 

Lo que hay que ver

El alcalde Roscoe se manifestó muy indignado en el consejo municipal de ayer. No soportaba el hecho de que Bitburgo pareciera una ciudad fantasma cada vez que todos sus conciudadanos, haciendo uso de esa facultad ignominiosa, paseaban por las calles en modo invisible.

* * *

Patria o desidia

Nos hemos enterado esta mañana de que por primera vez se han utilizado en un conflicto bélico las llamadas bombas sentimentales. Su material radiactivo interno se esparce de forma instantánea y rauda a lo largo y ancho de un área de centenares de kilómetros cuadrados destruyendo las emociones de cuanto ser humano encuentra en su camino. El vencido se rinde por falta de motivación.

* * *

 

A la contra

La lógica, la coherencia, ese sentido del devenir bajo referencias congruentes, no impera en nuestras vidas. Apostamos mejor —tal vez sea instinto de supervivencia— por la contradicción, por lo contrapuesto, por lo contrario sin más, por contravenir la consistencia. Es un territorio de desencuentros.

* * *

 

No es más cierto

La verdad es un haz de senderos que confluyen en un punto desconocido.

La verdad es un ramillete de ocasiones perdidas por ser generosos con los demás.

La verdad nunca es leal.

* * *

—————————————————————————-

Intenciones: del 81 al 101

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s