Nada, ni nadie

     Nada existe. Nada se propaga a través de la luz. Nada es la quinta fuerza del universo. Nada. La muerte es el cese definitivo de la consciencia… y de la conciencia.

Nadie existe. Nadie antecede a nadie. Nadie soporta ninguna fuerza en el universo. Nadie. La vida es el cese temporal de la inconsciencia y la puesta a cero del recuerdo.

El escarabajo arrastra la arena, vacía su éxodo: pretende horadar la Tierra de punta a punta. El cóndor expande sus alas, apunta hacia ese negro firmamento: persigue poner el Cosmos a sus pies. La estrella de mar absorbe el agua del Océano, con calma: reivindica su lugar en el pensamiento. El hombre es una franja muy estrecha, demasiado estrecha para ser apreciada en cualquier escala. Y, entonces, ¿una hormiga?

No debería tomar las pastillas para la tensión antes del paseo por el campo. Me rebajarán la presión arterial, pero me suben la desafección por lo transcendente.

En realidad, nada ni nadie existe… creo.

* * *

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s